Asistencia personal Imagen tomada del blog El Taller de mis Memorias, dentro del post La figura del Asistente Personal http://www.eltallerdemismemorias.com/2013/12/12/asistente-personal/

Published on agosto 22nd, 2014 | by admin

0

El asistente personal y su formación

Quizás para empezar a hablar sobre el asistente personal y en concreto de su formación, deberíamos antes preguntarnos qué tienen en común estas dos definiciones:

Asistente personal: Es aquella persona que realiza o ayuda a realizar las tareas de la vida diaria a otra persona que por su situación, bien sea por una diversidad funcional o por otros motivos, no puede realizarlas por sí misma.

Coche: El vehículo automóvil de tamaño pequeño o mediano, destinado al transporte de personas y con capacidad no superior a nueve plazas.

Bien, pues lo que tienen en común es eso mismo, que son definiciones. Si nos fijamos en la definición de coche, por ejemplo, nos damos cuenta de que no nos sirve para conocer todas las complejidades que rodean a un coche, todas las cosas que intervienen en su funcionamiento (motor, sistemas de seguridad, etc…). Sabremos reconocerlo cuando lo veamos, sabremos diferenciarlo de otras cosas, eso sí. Por ejemplo, si vemos una moto sabremos que no es un coche, y viceversa, para eso sí que nos sirve la definición.

Con el asistente personal ocurre exactamente lo mismo, pero con una gran diferencia, que su definición, no nos hace nada fácil diferenciarlo de otras cosas parecidas, en este caso de otras profesiones parecidas pero muy distintas al mismo tiempo. Es decir, su definición no nos permite reconocerlo cuando lo vemos, es más, a menudo lo confundimos y confundimos a otros con él. Pero ese tema ya lo abordaremos en otro momento, ahora centrémonos en lo que tienen en común estas dos definiciones. Como ocurre con el coche, la definición de asistente personal no nos permite conocer sus complejidades, su funcionamiento, y así es imposible conocer sus necesidades, las necesidades de esta profesión.

Es por esta razón, que si alguien me preguntara si el asistente personal debe tener formación o no, en base a su definición, yo diría que no. Es más, yo diría, que teniendo en cuenta esta definición, lo que nos pagan es incluso demasiado para lo que tenemos que hacer. Es normal que cualquiera que lea esta definición piense así.

Pero claro, si me hicieran la misma pregunta basándome en mis once años de experiencia como asistente personal, yo diría que sí, que es necesaria la formación. Y evidentemente, también diría que no nos pagan lo suficiente, pero esto último también lo dejaremos para otro momento.

Esta es una profesión con un nivel de exigencia muy alto (si se quiere hacer bien, claro) y, para hacerlo bien, hay que conocer bien la profesión. Creo que estaremos de acuerdo en que para que yo pueda realizar determinadas tareas, como por ejemplo, ayudar a alguien a levantarse, tengo que tener ciertos conocimientos de cómo colocar mi cuerpo y cómo hacer el esfuerzo necesario sin hacerme daño. Eso es formación. Creo que también estaremos de acuerdo en que no estaría nada mal que supiera cómo y por qué nació esta profesión, sobre todo, para que cuando empiece a trabajar sepa por qué tengo que hacer las cosas y comportarme de una determinada manera. Eso es formación. Creo que tampoco estaría nada mal que conociera mis derechos y deberes, lo que estoy obligado a hacer y lo que no. Eso es formación. En una profesión donde la comunicación es tan importante, quizás debería tener algún conocimiento previo sobre habilidades sociales, técnicas de comunicación o tratamiento de conflictos. Eso es formación.

Estos son solo algunos ejemplos de las cosas que un asistente personal debería saber antes de empezar a trabajar o, al menos, son cosas que a mí me hubiera gustado saber hace once años. Mi espalda me lo hubiera agradecido, y no hubiera cometido ni una tercera parte de los errores que cometí. Hubiera empezado a trabajar sabiendo cual era mi lugar en cada momento, cómo me tenía que comportar ante determinadas situaciones, o las obligaciones que tengo como asistente personal y las que no. Es decir, saber ciertas cosas de antemano beneficia a ambas partes, a la persona con diversidad funcional y al asistente personal, beneficia a la relación entre ambos.

Otra razón, para mí muy evidente y por la cual creo firmemente en la formación del asistente personal, es la expresada con la frase “yo formo a mi asistente personal”. La pregunta que me viene automáticamente a la cabeza es: ¿quién es ese “yo”? y, después, ¿cómo es ese yo?. Porque todos sabemos que la diversidad funcional es muy diversa, los perfiles son muy variados y, en general, hay mucho desconocimiento sobre esta profesión. Entonces, ¿en manos de quién se está dejando mi formación?, ¿quién garantiza que esa persona sabe lo que es la asistencia personal?. Porque puede, perfectamente, creer que sabe y no saber, doy fe de ello. ¿Quién me asegura a mí que esa persona conoce mis derechos y me los va a explicar?, ¿cómo sé yo si lo que me está pidiendo que haga me corresponde o no hacerlo?. A mi modo de ver, hay demasiadas variables y esta profesión es demasiado compleja, como para dejar toda la formación en manos de la persona con diversidad funcional. Sobre todo, porque no sabemos ni cómo es, ni lo que sabe, ni si sabe explicar lo que sabe ese “yo”.

Para terminar me gustaría dejar claro que todo lo que he dicho anteriormente, ha sido pensando en todo tipo de diversidad funcional, y que, esta reflexión, no viene solo de mi experiencia como asistente personal, si no que es el resultado de muchas conversaciones con otros asistentes personales y personas con diversidad funcional expertas en el tema.

Estoy absolutamente convencido de que el debate debería dejar de ser si el asistente personal necesita formación o no, y empezar a reflexionar sobre qué tipo de formación es necesaria y quién la imparte.

IÑAKI MARTINEZ GARCIA

Asistente Personal

Presidente de la Asociación de Profesionales de la Asistencia Personal(ASAP)


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑